domingo, 20 de mayo de 2018

Puedes comprar la casa que puedas costearte sin meterle la mano en el bolsillo a cualquiera que pase por allí. Vale. Ahora bien: si no quieres que tus hijos se críen en tu barrio precariado, por miedo a la exposición mediática y tal y tal, me chirría. Puede, no estoy totalmente seguro, que para seguir en la brecha haya que guardar cola en el misma tienda de toda la vida, y seguir escuchanddo a la vecina de tu madre clamar contra un sistema criminal que mantiene a su hijo en paro. Sí, ese que sacaba mejores notas que tú en la universidad, Pablo. Ese mismo, sin ir más lejos.

viernes, 9 de febrero de 2018

Sin vosotras seríamos mucho peores, aunque, cuando menos lo esperamos, os pongáis imposibles.

jueves, 8 de febrero de 2018

En mí demonios que ya no podré exorcizar, porque se me adelantó la muerte, maldita fullera.