sábado, 31 de octubre de 2015

La filantropía suele acabar en pirotecnia.
Nadie se atreve a juzgar el flamenco de la ninja Pastori.


Yo no comprendí las pinturas rupestres hasta que vi a mi bisabuela maquillada. 
Limpia, fija y da esplendor, pero no es académica; es empleada de hogar sin contrato. 
Dentro de mí hay gente charlando animadamente. Yo sirvo el café, el licor de hierbas y los cubatas. 
Sólo merecen el éxito aquellos que no están dispuestos a olvidar a sus amigos por nada del mundo.  
Tuve que echarte de mi vida para echarte de menos con razón. 
¿Cómo quieres que seamos amigos, si no dejas de escupir en el esputo suelo? 
La empatía tiene muchas lagunas. ¿Que yo me voy a poner en el lugar de un marrano que no se ducha? ¡Anda, date un baño!
El amor se ríe de nuestras excepciones.
Las palabras que se lleva el viento no siempre las pronuncia gente sin palabra.
Yo amo las palabras; incluso las que se lleva el viento. 

viernes, 30 de octubre de 2015

"Cartas a Theo", de Vincent Van Gogh.
Junto a un golfo es fácil parecer honrado. 
Qué poca gracia me hace que hayas caído en gracia. Ahora tendré que soportar tus chistes, repetidos a todas horas por graciosos como tú. 
Caen en gracia y se vuelven insoportablemente graciosos. 
No existen personas de una pieza… Un asesino puede ser cortés con la camarera o con el cartero, e incluso salvarles la vida. El delito lo comete una cara de ese poliedro irresoluble que somos, una tendencia criminal, una vocación hacia el espanto y la muerte… Pero, lógicamente, se encarcela a la persona/poliedro, no a una cara/tendencia/vocación. Tenemos miedo de lo que somos capaces de hacer. Es normal. Los espejos sólo nos sirven para despejarnos antes de salir a la jungla de asfalto. 
Como me da vergüenza desnudarme físicamente, me desnudo literariamente.
Voltaire se valió del sentido común, que como ya nos lo advirtió Oscar Wilde: “es el menos común de los sentidos”, como guía para caminar por este mundo tramposo. 
Se atranca muchísimo este hostelero. Cuando va a contar un chiste se produce un silencio (nadie le falta al respeto intentando “ayudarle”) que hermana a todos los comensales y que siempre explota en una bendita carcajada. 
Como me da vergüenza desnudarme literalmente en público, escribo. 
Desprecias a ese tonto que tanto te gusta que te acompañe a actos sociales porque te hace parecer más inteligente. Ten cuidado. Lo he pillado en varias ocasiones echando miradas pajilleras al culo a tu novia. 
Todo lo que escribo me permite conocerme un poco más, me permite ubicarme... Bailo en el centro del huracán, camino en el desierto, me hago el muerto en mitad del mar. Hay altibajos porque soy un vertiginoso altibajo. Abismo y cima soy. Hay contradicciones porque soy impura contradicción. Regreso para darme impulso; me paro para mirar atrás. Todo lo que escribo soy. No escribo para ti, pero te permito que te asomes a mí. Gracias.
Voy a tener suerte. Hoy me tocas.

jueves, 29 de octubre de 2015

El verdadero pensamiento es asistemático y provoca insomnio. Si te gusta dormir a pierna suelta, búscate una ideología. 
Ya no me enfado cuando termino escribiendo algo que no se parece lo más mínimo a lo que yo tenía en la cabeza antes de sentarme a escribir.


Me he formado dando la espalda a las expectativas de indeseables condecorados.
Ella, que tanto soñó con ser modelo de alta costura, acabó casándose con un cirujano plástico.
Yo espero que cuando venga a por mí la muerte me encuentre vivo. 
-Me voy a ver el fútbol.
-¿La versión del director?

-Me voy a ver el fútbol.
-¿Sale Belén Esteban?
-No.
-Tú ya no me quieres.

-Me voy a ver el fútbol.
-¿Aún no lo entiendes, cielo?

Estoy deseando verte, pero tengo que comer, y sólo tengo tiempo de hacer cosas que me importan infinitamente menos que tú. 
Desde que se mudó la chica que salía desnuda al balcón cada mañana, amanezco medio nublado. 
EPITAFIO

¡No tiene gracia!

Tengo que pedirte disculpas porque ayer te vi a lo lejos y te confundí con un amigo mío que dice cosas interesantes. Es que a él también le gusta salir a correr. 
Gentuza que con tal de imponernos su sinrazón está dispuesta a cortarnos la cabeza. 
No me comas la cabeza, tía loca. ¿No ves que no aguanto más de tres polvos seguidos siéndote fiel?
Yo de feliz fui muy pequeño. Ahora permanezco en guardia frente a la tristeza y sus ruines golpes bajos. 
Cada vez que contamos un episodio de nuestras vidas, no sólo lo recreamos, sino que nos recreamos. 
Mis corazonadas suelen tener razón, pero le doy demasiadas vueltas a la cabeza. 

miércoles, 28 de octubre de 2015

martes, 27 de octubre de 2015

Los perversos en zapatillas de estar por casa son un atajo de gilipollas que se aburren mucho y están pidiendo a gritos que les sueltes un capón. Yo he mandado a más de uno a jugar con los niños en los hinchables. 
Prestar atención al telediario provoca urticaria neuronal. 
Esta tarde me ha asaltado por la espalda esta letra de reggaetón: “Ella me pide dale, dale, dale”. Es decir, ella está ayudándole a “estacionar” su polla bailonga. 
Un guantazo es más humillante si tienes dentadura postiza.
Nunca seremos conscientes de todo el daño que hemos causado sin querer. 
Entre llegar a la meta y alcanzarla hay la misma distancia que entre un pelele a merced del viento y un hombre contra las olas. 
En la formación de una persona aprender a esperar, si no lo es todo, es casi todo. 
Nada me devuelve tanto a mi infancia, feliz e indómita, como pedalear en mi bicicleta. ¡Iupiiiiiii!

lunes, 26 de octubre de 2015

Yo tenía quince años cuando leí que Sherlock Holmes tiene, es inmortal, unas manos fortísimas. Desde ese mismo momento no he parado de probar métodos de entrenamiento para fortalecer las manos (el que estáis pensando no sirve para este fin, precisapene, perdón, precisamente), y hoy en día mis manos son pequeñas, fuertes y sensitivas. Saben emplear la fuerza justa y necesaria, ya que no es lo mismo apretar el cuello de un insolente, que un culo cremoso. Elemental. 
El gato es menos interesado que el hombre y más elegante.
Que tengo menos autocontrol del que creo lo compruebo cada vez que empiezo a contarle un secreto a alguien y acabo contándole mucho más de lo que me proponía. 
Prefiero usar mi ingenio para hacer reír a esta camarera luchadora y encantadora que para lucirme ante un auditorio repleto de académicos de algo.


Intuyo que anhela secretamente que lo pare por la calle una periodista monísima y le ponga un micro delante. Es de esas personas que creen que siempre tienen algo inteligente que decir sobre cualquier tema. “Señorita, ¿esto cuándo sale?”

domingo, 25 de octubre de 2015

¡Padre, voy a confesarle un pecado subidito de tono. Ponga las manos donde yo pueda verlas!
Algunas tardes de domingo me repliego tanto en mí que tengo la absoluta certeza de que voy camino de reencontrarme con mis primeras intuiciones juveniles. 
En política cada vez que se habla de mal necesario, o nos roban la cartera, o nos sacan a patadas y culatazos de la cama. O ambas cosas.


Colecciono atardeceres frente al mar, abandonados en la arena por listillos que confunden valor y precio.
Me moriré sin ser un espía astuto, intrépido y bien abrigado viajando en uno de los vagones del mítico Transiberiano tras haber robado documentos celosamente guardados por el viejo, acabado, bilioso y repulsivo Rasputín.
Cuando conduzco en buena compañía respeto alegremente todos los semáforos en rojo. 
Entre la necesidad y la insaciabilidad hay una distancia más pequeña de lo que crees.
A menudo confundimos acertar con tener razón.
OTRA VERSIÓN DEL MITO DE NARCISO

Prefiere morir de sed antes que romper su imagen reflejada en el arroyo. 
Pueblos, ciudades, regiones, países, continentes que existen únicamente como aperitivos previos al plato fuerte en nuestros insultantes telediarios.

sábado, 24 de octubre de 2015

Versos, digo besos...
Cuando menos lo esperamos nos convierten en daño colateral. 

Los herederos de una guerra incivil pueden llegar a creerse tan sabios que olviden que en determinadas circunstancias cualquiera puede malvivir disparando ciegamente contra todo vecino que se atreve a respirar por encima de tus convicciones. 
Yo de fútbol no sé prácticamente nada. Creo que juegan once contra once. Pero desde hace unas cuantas semanas me encargo de la preparación física de un equipo de fútbol del barrio. Voy a decirlo con la claridad y la precisión que me caracterizan: Papás y mamás, tenéis más probabilidades de que os toque el Euromillón a que os salga un Maradona. Relajaos, que hay infartos sueltos… 
Las leyes tienen que nacer impuras para que sean capaces de dirimir los turbios, a menudo impresentables, conflictos de los hombres.

Los muros se construyen con la sangre de los vencidos, y hay millones de personas que ya nacen vencidas.

La paciencia deja de ser una virtud cuando permites que te jodan sin acariciarte previamente.  


Nunca he escrito borracho, pero con un par de cervezas entre cuerpo y alma soy capaz de sentir a kilómetros el legendario mar y sus mareas…



Cuando lo damos todo también damos lo que nos constituye, de ahí que a menudo nos convirtamos en pingajos utilizados vilmente. 
Cuantas más explicaciones fáciles te crees mejor te va en la vida. 

viernes, 23 de octubre de 2015

En el cuadrilátero de la vida las esquinas no están acolchadas. Es más, he comprobado que  poseen unos puños sobornables que se ensañan vilmente con los más débiles.  
Al ingenuo, que es mucho menos tonto de lo que parece, le va mejor en la vida que al resabiado, que es aproximadamente gilipollas, y es mucho más feliz.
Al final de la barra sabia y encajadora de lágrimas hay un tipo silencioso y mustio bebiendo ron. He oído decir que ha domiciliado su vida en este antro turbio y pegajoso. Creo que no está tan loco como cuentan. No viene mal tener un sitio donde caerte muerto cuando has perdido pie irrevocablemente.   
Para desvariar inteligentemente hay que huir de los que sólo cantan en YO sostenido.  
La mayor parte de nuestros problemas a la hora de relacionarnos con las personas que nos rodean derivan de que las consideramos como prescindible atrezzo.
La distancia desde la que vemos las cosas o los sucesos es muy importante a la hora de apreciarlos correctamente. Yo cuanto más lejos veo una azada, mejor comprendo su idiosincrasia… 
En un mundo en el que nos venden que ya está todo decidido la inadaptabilidad emocional es una virtud.


A no ser que tu madre te pariera en un botellón, si bebes, no conduzcas. 

jueves, 22 de octubre de 2015

Veo una foto de cuando yo era niño: “A mí no me eches la culpa de nada, tío listo”.
Siempre soñó con llegar arriba, arriba, arriba, pero cuando lo logró se llevó una gran decepción. El resto del mundo sólo tenía tiempo de mirar al frente… 
Los satisfechos de sí mismos gastan fortunas en espejos.  
Los ángeles rebeldes son condenados por Dios a las salas de espera de Urgencias. “Parece que ha pasado un ángel”. “Sí, señora. Está preso aquí”.
A los escritores que escriben dando a entender que no cagan ni mean yo los leo en el váter. ¡Y qué a gusto me quedo!
Decimotercer trabajo de Hércules: Sufrir durante 24 horas a alguien que está absolutamente convencido de que siempre tiene razón. 
El seductor es un experto en acariciar el oído con medias verdades de terciopelo. 

miércoles, 21 de octubre de 2015

Leer te deja libre y a la intemperie de ti mismo. ¿Te atreves? 
Si gustas a todo el mundo, vuelve a la casilla de salida e inténtalo de nuevo.
Me temo que todos los ejércitos de salvación primero te colocan frente a un pelotón de fusilamiento…
La costumbre primero te acaricia y después te acogota. 
Hay preguntas tan malintencionadas como disparos, y yo los disparos intento esquivarlos, no contestarlos. 
Su cuerpo es bello en la medida que lo son las cosas producidas en serie. 
En toda biografía la imaginación es una actriz fundamental. 
La enfermedad nos individualiza hasta tal punto que tras varios días en cama, no digamos semanas, nos resulta extraño y duro tener que volver a desintegrarnos en el mundo.
En los colegios deberían enseñar a trepar porque sólo nos alimentan los libros que leemos refugiados en las copas de los árboles.

lunes, 19 de octubre de 2015

Hay mucha gente convencida de que la pobreza trae mala suerte y es contagiosa, por eso los pobres están tan solos y olvidados. 
Suele ocurrir que los amantes, más que encontrarse, salen ilesos, sonrientes, y hasta rejuvenecidos, de un tropiezo. 
¿Qué el agua es insípida? Haz doscientos saltos seguidos a la comba y después bebe. Comprobarás que el agua sabe a pura vida. 
Es de esos aplaudidores que cuando nota que alguien aplaude más fuerte que él deja de aplaudir. 
No conozco a ningún prepotente que haya resistido la tentación de convertirse en prepotonto. 
Gélidas madrugadas en las que sólo somos unos don nadies que han bebido demasiado. 
He aprendido a vivir muy buen disparando piropos a quemarropa a mujeres faltas de amor. 
Cuidado con los exquisitos; se vuelven insensibles al segundo cóctel personalizado.


Al comenzar no sabemos dónde vamos a llegar, pero sin comenzar no podemos llegar a ningún sitio. La a no sabe que existe la z, pero sin la a no hay abecedario. 
Puede que romper fealdades relaje. Yo sé que crear belleza vigoriza.
Encantada de sí misma, aporrea el piano ante sus padres que, bobos, embobados y babosos, exclaman al unísono: ¡Ohhhh, nos ha salido una hija percusionista!



Para desleer ciertos libros tendríamos que arrancarnos el alma a tiras. 

domingo, 18 de octubre de 2015

Las personas inteligentes ríen sin esperar a que les guiñe un ojo esa puta antojadiza llamada felicidad. 
Mañanas en las que te levantas con la sensación de que vas a parir algo.
No tengáis prisa. La salida no se va; sigue estando al final…

Cuando no tengo palabras, doy las gracias.

Pensar no es decir lo primero que se te viene a la cabeza. 

sábado, 17 de octubre de 2015

Algunas sonrisas son sencillamente imprescindibles.
Bienaventuradas las salvedades, porque nos salvan de volvernos insoportablemente obvios. 
Ayer tuve el inmenso hedor de conocer a un tipo que nació en la parte de la viña del Señor que riegan poco…


Un verso puede matarte más rápido que una bala, pero tú hazme caso: lee a pecho descubierto. Es mejor morir de un adjetivo certero que de viejo batallitas y menopáusico.

viernes, 16 de octubre de 2015

La masturbación es un ejercicio de imaginación.
No  desperdicies tu inapreciable tiempo hablando con alguien que ha amueblado su cabeza en IKEA.
Durante ciertas noches esplendorosas, rodeado de gente de bien, no permito que me apliquen eufemismos. Estoy felizmente borracho. Amén.
La verdad es lluvia, y mucha gente parece que vino al mundo con un paraguas debajo del brazo. 
Nene y nena, que sepáis que La Odisea no es una tronista de Mujeres y hombres y viceversa. Ni el Decamerón, ¡ay, encantos, os voy a dar el día!, un tronista, aunque también tiene su punto. 

Los manuales de Historia de la Humanidad están repletos de héroes y heroínas invisibles que tienes que leer entre líneas enemigas.
Reflexión y genuflexión son antónimos.
En la valla que rodea la guardería han colocado una malla para evitar miradas masturbatorias.
El valiente se pasa la vida arrancándose cobardes de la espalda.
Si te parece, nos tomamos un respiro de la vida besándonos eternamente.

jueves, 15 de octubre de 2015

Como sé que hay mucha incertidumbre al respecto, lo voy a decir con la claridad que me caracteriza: La masa encefálica no es un tipo de trastorno mental, ni siquiera de los panaderos. 
A solas te resulta muy fácil razonar, e incluso convencerte de que eres listísimo. El problema es que hay otras muchas personas a las que les pasa exactamente lo mismo que a ti. Por ello cuando os encontráis en la calle la cosa se complica bastante, porque tenéis que argumentar, es decir, trasladar al otro con palabras, no valen las señales de humo, vuestros sesudos razonamientos. Tampoco vale liarse a hostias…
Al cocainómano es fácil mantenerlo a raya.
En los tiempos que corren no es de extrañar que los golfos devengan en mártires.
En la cama, sola, se le ocurren todas las genialidades que la hubieran hecho caer rendida en los brazos de aquel imbécil para chuparse los dedos.  


Lo mejor no es una cosa, ni un lugar, aunque resplandezca… Lo mejor es una inspirada aspiración apasionada. Toma aire. 
Su dentadura estaba tan arruinada que no fui a ver a su padre para pedirle su mano, sino un cheque para un dentista de confianza. 
Si nos despojamos de nuestros modelitos estilo "oveja Dolly”, nos quedamos en nada: el mono hace mucho que huyó despavorido…
Es cierto que el PP está haciendo recortes en sus fiestas. Ayer no hubo “volquete de putas” en su estúpida e insultante celebración en el Congreso del final de la legislatura. 

miércoles, 14 de octubre de 2015

Criticar a alguien porque “vive su vida” es una prueba fehaciente de estrepitoso fracaso vital.
Cuando oigo Marx siempre pienso en Groucho… 
Teniendo en cuenta el esfuerzo que hacen, intenso y sostenido, para lucir hermosos, los tomates están muy mal pagados…
La enfermera me explica que es normal sentirse un poco deprimido tras el trasplante, aunque haya salido perfectamente, como es mi caso. “Es un estado de ánimo similar al que siente la mujer que acaba de parir…”. Y yo me sugestiono tanto que me acaricio amorosamente la barriga. 
Cuando alguien se confiesa conmigo siento que estoy de más. 
La ficción sucede cuando la realidad se fuga de sí misma.

martes, 13 de octubre de 2015

Siempre que vuelvo de un viaje encantador, llego más tarde que yo mismo.
Yo me doy por pagado si se me lee atentamente.
Libros que cumplieron su misión: tras fortalecer nuestras alas, se nos deshicieron silenciosamente entre las manos…


Al lado no siempre es juntos; ni en grupo, unidos.
El viento es libre y está exento de pasar la ITV.
Sin lector, las palabras escritas también se las lleva el viento. 
A lo largo de la historia la tortura ha exculpado a asesinos fortísimos y condenado a pacíficos escuchimizados. 

lunes, 12 de octubre de 2015

Resulta sumamente interesante comprobar que hay médicos a los que les asusta la fortaleza de la vida…, su inefable capacidad de sobreponerse a ella misma y sus desastres sin sentido…
La información aspira a uniformarnos.
El sexo es el mejor remedio contra el insomnio, ¡y hay tantas cosas que nos quitan el sueño!
Llevo años haciendo ejercicio, y la milenaria, civilizada, bendita y energética cerveza nunca ha faltado en mi dieta.


viernes, 9 de octubre de 2015

Con la convivencia empieza la minuciosa tarea de amar y hacerse amar. 
El miedo siempre busca tu espalda. Ten cuidado, dribla de maravilla.
Ayer, mientras me comía una carnosa manzana, oí a un tipo sentenciar que buena parte del arte moderno es fruta podrida carísima. Yo no puse ni un solo pero. 
Enardecido, gritó a su ejército: “¿Quién dijo miedo?”, y se cagó en los pantalones. El enemigo no tuvo cojones a atacar.
El mundo está lleno de gentuza estratégicamente distribuida. 
Como no sabe vivir se dedica a poner zancadillas a los demás. 
Sueños que abandonamos muy orgullosos porque ya no están a nuestro nivel y sueños que, decepcionados, nos abandonan porque ni estamos al suyo ni lo vamos a estar jamás. 

miércoles, 7 de octubre de 2015

Me temo que a la vuelta de la esquina hay muchas cosas a las que me convendrá dar esquinazo. 
Entre los pájaros de cuenta están muy bien vistos los coleguitas que cuando abren el pico se andan turbiamente por las ramas. 

martes, 6 de octubre de 2015

lunes, 5 de octubre de 2015

domingo, 4 de octubre de 2015

Una muestra de madurez y fortaleza de espíritu es irte el primero de una tertulia, no por necesidad, sino voluntariamente, sabiendo a ciencia cierta que los contertulios que se quedan conversando te van a despellejar vivo antes incluso de perderte de vista.  

sábado, 3 de octubre de 2015

Bajo el ombligo, la religión estalla en un maravilloso orgasmo, liberador e indomable. Amén. Pero aún hay seres tan fanáticos que se pasan toda su puñetera vida sin entender este fenómeno vital e imprescindible, y, por supuesto, sin disfrutarlo. 
La nostalgia más demoledora es la de todas aquellas cosas que no has tenido el valor de disfrutar.

viernes, 2 de octubre de 2015

jueves, 1 de octubre de 2015

El asesino destripador es un cirujano frustrado que aspira a tener su propio reality. 
Muchos se han hecho ricos vendiéndose como honrados. 
Más difícil que sobrevivir a la pérdida, es asumir que no podemos elegir el momento de perder. Nos tenemos que conformar con poder elegir, y no siempre, el momento de soltar lastre o amarras.