lunes, 30 de noviembre de 2015

La importancia de la música en el culto religioso. Un la sostenido viene como Dios, nunca mejor dicho, para mantener en vilo la fe… 
Entrenar física y mentalmente es una de mis pasiones. Sin embargo, yo no ando para ejercitarme; camino, que no es lo mismo, para reencontrarme conmigo y mis quimeras. Y deambulo, deambulo, deambulo, intentando escapar del tiempo y despistar al Minotauro... 
Cuando un tonto toma una camino consigue volver tonto al camino.
Es tan pobre que no es capaz de imaginar nada más valioso que el dinero. 
Por lo general el tonto en sí es un tonto para sí y para su circunstancia. 
Yo no creo en lo sobrenatural, creo en la naturaleza: fantástica, fascinante y maravillosa. 
Si el novelista es inteligente, no tarda en percatarse de que no sabe cómo van a comportarse sus personajes, no es dueño de ellos…  “No es de extrañar, reconoce: tampoco yo conozco mi futuro”…

domingo, 29 de noviembre de 2015

Sin música, nos querríamos mucho menos.  
¡Cuánto golfo disfrazado de humanitario inmaculado!
Para el fanático los árboles tienden imperdonablemente a desplegarse en ramas, acepciones, respiraciones y aspiraciones que hay que podar implacablemente en nombre del sagrado Árbol de la Vida. 
Yo creo en el arte que fascina, no en el que adoctrina. 
Las imágenes de los refugiados han desaparecido de las televisiones. ¿Cómo se llama este fenómeno? ¿Daño colateral mediático, pónganse a la cola o desinféctense antes de usar?
Ardes en el Infierno, o eso espero, y así debe ser, es lo que mereces, por ignorar, megalómano, tantas ilusiones cotidianas, las hubieras podido tocar, acariciar, con las manos si hubieras prestado sólo un poco de atención, infame charlatán, borracho de ti y de tus grandes y grandilocuentes palabras vacías. El Infierno ya no está en ti; ahora tú estás en él. Que aproveche.
¿Cómo va a engendrar una libertad consecuente y responsable toda esta diarrea verbal pueril y sin compromiso que nos cerca?

sábado, 28 de noviembre de 2015

Tolerar es mucho más fácil que comprender. Tolerar nos encastilla frente al otro; comprender nos abre al otro… Tolerar está mucho mejor visto que comprender. No es extraño, ya que estamos convencidos de que este desquiciamiento vital hacia ninguna parte es convivir.  
Eternamente curioso, mi gato lo observa todo desde su sillón, que él transforma en trono. Lo entrañable y lo bello encarnados en un animal que se mueve sin dañar el aire, sin perturbar el silencio, dejando tras de sí un rastro de paz y armonía… Por las noches, mientras estoy leyendo o viendo una película, se tiende a mi lado, y antes de dormirse, me mira durante unos segundos. ¿Cómo me ve esta naturaleza preciosa e inteligente?



“Si dejo de escribirte, no podré aguantar”. “Si dejo de recibir tus cartas, me mataré”. 
Lo sensato en vez de lo práctico. 
El eslogan no es el problema, el problema es su delirante repetición colectiva; el anuncio no es el problema, el problema es su multiplicación histérica y dictatorial. 
En el mejor de los casos, soy yo mismo; en el peor, no soy tú, que tantas ganas tienes de que te siga ciegamente para que deje de ser yo.
Primates convencidos de que descendemos del automóvil porque ellos nunca caminan…
Los imperativos de la apariencia perjudican seriamente la salud. 

viernes, 27 de noviembre de 2015

¿Qué esperas de los demás? ¿Qué pueden esperar los demás de ti? ¿Qué estás dispuesto a dar a los demás? ¿Qué crees que los demás están dispuestos a darte? ¿Qué crees merecer de la vida? ¿Qué haces por la vida para merecer todas esas cosas que crees merecer?… Antes de llorar por los rincones del patio de tu casa, ya no particular, sino privatizado, intenta dar contenido a estas preguntas, y a muchas otras similares, olvidadas pero fundamentales. 
Amar a un hermano o a una hermana más que a cualquier otra persona; y cuántos hermanos y hermanas nos brinda la vida. Afortunadamente, somos capaces de ir más allá de la sangre, incluso de la sangre derramada. 
Para el carcelero la llave que cierra la puerta de la celda es ley; para el preso la llave es un muro que lo mantiene en forma, porque si un preso quiere seguir siendo un ser humano, su deber es escapar a toda costa. 
Que la oveja se deje trasquilar dócilmente no quiere decir que sea buena, ni tampoco que su lana sea aprovechable. 
Tanto en las verdades superficiales como en las profundas, sus contrarios son imprescindibles, aunque sean falsos.


Una semana con el cielo nublado, cerrado, encapotado me basta para pensar en sogas con sus correspondientes nudos corredizos, o en hacer la maleta para huir en busca del sol.


Siempre estoy leyendo libros que no debería leer, libros que no figuran en las estadísticas de los listos, en este caso, literarios: hay tantas clases de listo. Sin ir más lejos, anoche estuve leyendo un libro tan famoso que nunca ha estado de moda en las mesillas de noche… Llevo toda mi vida huyendo de las estadísticas. Nací con varias vueltas del cordón umbilical al cuello, y, según las estadísticas, tendría que haber muerto o haber pasado toda mi puta vida en una silla de ruedas, pero no fui así: Yo me fugué de esa estadística… No sólo estoy vivo, sino que ayer, antes de leer ese libro vetado en los escaparates navideños, hice mil saltos de comba. 

jueves, 26 de noviembre de 2015

Razonamiento del ser humano borracho de sí mismo: Como sé fabricar bombas, las voy a usar (¡me han quedado tan inteligentes!) para solucionar los problemas que previamente he creado usando ametralladoras, ay, que no me salieron tan listas.  
A mudar de piel el yo lo llamamos idiosincrasia. 
Y de repente, ¿sin venir a cuento?, el dedo meñique del pie izquierdo, por ejemplo, se quiebra y te quiebra, aunque seas un carácter fuerte, grande, visionario... 
Confunde clásico con superado.

La vida nos concede lo que quiere, no lo que le pedimos. Es su forma irónica e intratable de comunicarnos que no merecemos muchas de las cosas, personas o vivencias que le pedimos, bien porque no las merecemos sin más, bien porque sólo sabemos pedir con la boca pequeña…

Los dolores que condecoran a la juventud son diferentes de los que condecoran a la vejez.



Siempre me invita. Nos conocemos hace tantos años que sabe que conmigo no puede dárselas de hombre con carácter: sabe que yo sé que si le quitas su dinero, ganado turbiamente, no dormiría junto a una mujer con un culo que no es de este mundo. 
Lo difícil es matar por primera vez, robar por primera vez, presentar un programa electoral insultantemente falso por primera vez… A partir de ahí todo es costumbre, rutina, ¡vengan a mí elecciones, que no tengo miedo ni vergüenza!...
Cómplice de mí mismo, me moriré sin poder olvidar cuánto me costó enterrar a mi primera víctima. Las demás…

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Yo no creo en la OTAN porque no creo en el matonismo internacional.
Puedo ayudar sinceramente a un pobre, lo he hecho en muchas ocasiones, pero no puedo admirar su vida. ¡Qué absurdo! ¿Cómo voy a admirar la vida de una persona cuyos sueños y potencialidades han sido reducidos a un agónico estómago en llamas?


Para Kierkegaard existen tres fases en la existencia humana, tres formas de sentir la vida: fase estética, fase ética y fase religiosa. España está en la fase Albert Rivera: soy divino, cago ámbar gris y meo agua de rosas. 
En la imaginación del siervo Dios es un amo omnipotente, látigo implacable en mano, no un hombre libre. 
¿Cómo sabes que a la Tierra no le duele el brotar de una nueva flor?
La música siempre tiene la última palabra…
Profesiones que prostituyen el oficio de vivir.
Que sentir puede más en nosotros que pensar lo prueba el hecho de que cuando odiamos a alguien, no sólo no le concedemos el beneficio de la duda, sino que no le damos ni agua, aunque estemos en mitad de un río transparente. Sin embargo, cuando amamos a alguien, nos sentimos capaces de desalar el mar para ofrecerle toda el agua potable que necesite, aunque ni siquiera nos haya insinuado que tiene sed.
¿Es realmente un superviviente alguien que salva el pellejo en una catástrofe a costa de volverse un monstruo?
Es tan machote… Coge el toro por los cuernos, es decir, por el efecto, no por la causa, generalmente causas, si se trata de un toro verdaderamente interesante, al que merezca la pena darle unos cuantos pases reflexivos.


martes, 24 de noviembre de 2015

"Para gustos, los colores", dijo un pintor de brocha gorda. 
Lleva años esperando la visita de Dios, pero ESTE se hace el loco sideral porque no quiere perder un solo segundo de su eternidad manifestándose ante un tipo irremediablemente endiosado.


Cabezas que, en vez de pensar, embisten; tan duras que machacan piedras como si fueran dudas, y dudas como si fueran piedras.


HOMO SAPIENS SAPIENS


Insolente, antojadizo, miedoso, cobarde y contradictorio, mortal, prendido del azar y prendado de sí mismo. 
Las únicas preguntas que me guardo en el corazón son aquellas cuyas respuestas me impedirían levantarme de la cama. Con todas las demás me he peleado, me peleo y me pelearé hasta la muerte. 
Solo
Tan solo que rogué
A las agujas del reloj
Que cobraran vida

Y me degollaran.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Cuando la superficie del mar está completamente en calma, decimos que es un espejo, como si el mar hubiera sido creado para nosotros, los orgullosos humanos, los elegidos… Sin embargo, en las profundidades de ese “espejo” hay todo un mundo imprescindible y fascinante que no sabe nada de nuestra estúpida vanidad irremediable, ni de nuestras melancólicas tardes de domingo, ni tiene por qué.


Cuando dice “No le pidas peras al olmo” parece que le está echando la culpa al olmo, e incluso a las peras. 
Cuando nos pusimos en pie por primera vez liberamos nuestras manos y miramos en torno, al suelo y al cielo… Poco tiempo después ya mirábamos en torno, al suelo y al cielo frotándonos las manos ambiciosamente. 
Primero se prestigia una marca comercial; luego se prestigia al consumidor que opta por dicha marca comercial. 
Las teorías son sillas comodísimas llenas de agujeros.
La sofisticada agresividad de los que invaden mi soledad querida y enriquecedora para adoctrinarme acerca de cómo debo vivir según sus infalibles dioses. 


Al padre hay que matarlo con clase, sin faltarle al respeto.
El humorista es un titán que nos hace sonreír zarandeando temas que consideramos sagrados. 
La infinita capacidad de reencarnación  de la mentira, y sus infinitos disfraces. 

domingo, 22 de noviembre de 2015

Acusar es construir un culpable y su correspondiente condena, o absolución. 
La fe como anhelo, no como vacío. La fe que sirve de pértiga a la razón que, orgullosa, reconoce que lo ha dado todo, no la fe que, infame, suple la reflexión serena. 
Antes de aumentar miserablemente su dotación económica en seguridad, el Estado fomenta el miedo, pero sin llegar al pánico. Es decir, fomenta un miedo controlado. 

jueves, 19 de noviembre de 2015

Hilachas de la libertad: gotas de sangre. 
Me ayuda a ordenarme ordenar mi biblioteca cada cierto tiempo. He pasado la mañana ordenándola una vez más. Nada más tocar “La inteligencia de las flores”, de Maurice Maeterlinck, me he recordado leyendo “Elogio del boxeo”, uno de los ensayos contenidos en este libro. En aquella época yo practicaba boxeo, deporte/arte marcial eficacísimo y aparentemente sencillo… Frente al fuerte por naturaleza, bruto por vocación, el boxeo, artificio humano: uno, dos, tres puñetazos técnicamente certeros serenan al provocador. 
Lo militar sólo tiene un punto de vista y muchos puntos de mira.
Hasta tal punto nos hemos acostumbrado a que nos roben que ya no tenemos el valor de pararnos y echar cuentas.
Cobarde y manipulador, utiliza el nosotros cuando debería decir yo; y el tú cuando debería decir yo. 
Sólo los fuertes piden disculpas, porque se sienten capaces de hacerlo mejor la próxima vez. 
Si las armas de fuego pudieran pensar dispararían por la culata… 
Los nuevos bárbaros disfrutan haciendo daño de forma científica.  
¿No es fanatismo hablar de ir a la guerra como de ir a comprar el pan?
Desde el suelo me miras, atónito o atónita, suceso, trampa, traición, muro derribado… Me miras desde el suelo cucaracha. Y te pisoteo.


Si no das el primer paso, todo es muro. 
Para muchos no soy más que un perdedor que pone por escrito sus desvaríos. Supongamos que aciertan al juzgarme. En mi defensa sólo puedo alegar que no estoy el primero en la lista de las personas más perjudiciales para el mundo. Ni el segundo…


miércoles, 18 de noviembre de 2015

El aforismo tiene un regusto a dicho viejo y sabio perfectamente olvidado inmediatamente después de que alguien lo dijera por primera vez. 
Es incapaz de olvidar nada de lo que ha aprendido. Terrible.  
¿Cómo es posible que teniendo Internet hasta en la sopa aún no nos demos cuenta que nuestra casa es La Tierra, no España? 
¿Es que el Capitalismo no es una religión?
Conozco a muchas personas convencidas de que dudar es cosa de débiles mentales.
Ya sabía yo que no tenía un pelo de tonta. Me dejó por un tipo inteligente y ganador.  
Si alguien te escupe “Conmigo, o contra mí”, le dices de mi parte que no es más que un fanático que abusa de las palabras vilmente.


¡Qué cosas se me pasan por la cabeza! Observo al pez que agoniza en el cubo del pescador y, ¡qué locura la mía!, se me antoja que parece una mascota haciendo fiestas a su amo indiferente. 
¿Y si resulta que Hollande se pone machito y ordena bombardeos para que Marine Le Pen no le quite votos?
Somos lo que hacemos con nuestro tiempo. 
Hasta tal punto es engreído el pavo real que lleva prendidos en su vanidoso plumaje los ojos de todas las personas que han tenido la osadía de no quedarse fascinadas mirándolo interminablemente. 
El justiciero es un tipo simplón que folla poco y mal. 
Igual que la muerte metafísica y química nos invade por las articulaciones, la muerte civil nos está invadiendo por la desarticulación interesada y vil de nuestras fragilísimas democracias.    
El CNI, con el permiso de la CIA, ha confirmado que en los ERE de Al Ándalus/Andalucía ISIS no ha tenido nada que ver.  
Prejuzgar es temer que no se cumplan nuestras expectativas rutinarias y miedosas. 
Soy casualmente único; mortalmente irrepetible. 
Qué desfachatez la tuya: exigir que te amen. Sobre todo conociéndote tan bien como tantas veces me has dicho que te conoces. 
En la vida lo importante es acertar, no desenfundar más rápido. Pero muchas veces nos vemos obligados a intuir por falta de tiempo para reflexionar. 

martes, 17 de noviembre de 2015

Si tú  lo quieres, claro que quiero para ti lo que no quiero para mí.  Yo no soy la medida de ti. 
CUERPO Y ALMA


Cuenta mentalmente los dedos que el torturador le va cortando: Uno, dos, tres…
Si una mujer te toca mientras te habla, no siempre te abre un camino para llegar a ella… A veces sólo quiere que la escuches en silencio, sin repuestas fáciles, sin estúpidos consejos de macho protector… Tan sólo eso: que la escuches pacientemente. Para ello te toca, como diciendo: Tú aquí, quietecito. Por favor, sólo necesito que me prestes atención…
No voy a recordarte aquella noche que no me quisiste besar; pero la verdad es que me alegro aproximadamente mucho de que estés hecha una birria, tirando de dos mocosos infernales, y junto a este tipejo barrigón y flácido... Se da un aire con un tipo duro de pastel con que el que me dijeron que te habías casado. 
Te regalé flores,
pero no
fui a ayudarte
a enterrarlas
una vez muertas.

Perdóname. 
En la calle, elegantísima pantera; en casa, mosca muerta que un asno espanta con el rabo.  
Lo que ayer me provocaba vértigo, hoy me hace reír, y viceversa. 
Nadie puede ponerlo en su sitio porque no hay por donde cogerlo. 
Yo no soy meditativo de sillón con anteojeras. Soy un caminante; es decir: un observador. 
Con el corazón roto hace vidrieras.
Igual que la llama lucha hasta el último segundo por no dejar de ser luz, la luz sueña con incendiarnos el alma eternamente. 
Yo no sé hasta dónde alcanza el poder la alegría; sé que cuando estoy triste no puedo con mi alma. 

lunes, 16 de noviembre de 2015

A falta de vocación, nos pegaba. Mi padre, midiendo muchísimo menos que él, le advirtió que si volvía a abofetearme lo pagaría caro. Era un gigantón energuménico tirando a sádico. Un mamarracho que disfrutaba acariciando su preciosa flauta de madera… Como yo no aspiro a la santidad, le deseo una muerte lenta, lentísima, y dolorosa.  
De vez en cuando reviso lo que digo, para comprobar que no llevo años hablando de cosas que ignoro profundamente.

De vez en cuando compruebo si no llevo años hablando de cosas que ignoro profundamente.
Mi entorno me presiona para que tome partido, para que me posicione dócil e irrevocablemente (¡FIIIIRMES!) y no incordie con preguntas intolerablemente rigurosas, cuando lo procedente es la condena televisiva… Sé que esta presión atroz no tiene por qué invadir necesariamente mi fuero interno. Así que intento mantener una visión serena, panorámica, de la realidad. En mi interior soy  libre para pensar y comprender, que no justificar, mucho ojo... 
Hablando de leer. Anoche leí en voz alta unos poemas del genial Bukowski. Mi gato acabó haciendo la croqueta por el suelo y yo riendo como un niño travieso.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Todos tenemos un yo con un contrato mortal de aprendizaje…
Pienso, luego tengo un gato.  
Cada uno pone al tiempo en su lugar.
Hay simples inofensivos y simples asesinos. Estos últimos saben que la vida es compleja, por eso sueñan con convertir el mundo en un cementerio. Allí todo es de una simpleza mortal. 
Desaprender no es volver atrás, sino avanzar despiojándote de enseñanzas infames.
“Siempre nos quedará París”, porque sin París aún estaríamos subidos a los árboles. 

sábado, 14 de noviembre de 2015

Hace muchos años tuve la suerte de conocer a un librero de verdad, que me fue sugiriendo, paciente e inteligentemente, la lectura de ciertos autores. Gracias a este hombre, sin el cual yo sería una persona peor, conocí a Montaigne, a Pessoa, a Voltaire… Vuelvo a ellos cada vez que el suelo tiembla bajo mis zapatos. 
Vienes a venderme la Salvación, al margen del Ibex 35, de la corrupción política, de este mundo a la deriva… Vienes justo el día que he salido a la calle sin afeitar y en vaqueros irreverentes, maltratados y comodísimos. O tu impertinencia no tiene perdón de Dios, o el Paraíso no es para mí. 
Lo conozco desde hace años, y jamás lo he oído hablar de otra que no sea del “furbor”. Pues esta mañana (¡Alá, Dios, Yahvé, Cristiano… Ronaldo!) ha analizado a gritos en mitad del bar, en apenas cerveza y media, el atentado de París.
Tertulianos basura que lo mismo me cuentan si fulanita lleva bragas, tanga o nada, que me “explican” el atentado de París. Vendo televisor en perfecto estado de revista. 
Desaprendo que tus ojos no son soles, ni perlas, ¡perdón, que eso era para los dientes!, sino ojos que me miran y en los que me miro. Y me basta así para cumplirme felizmente. 
Mortalmente pagamos saber que vamos a morir.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Cuando carecemos de argumentos, disparamos ad hominem.
En los pliegues del olvido te quedaste. Ni cuando tiro de la manta te desprendes. ¿Es que aún te amo?

Camarón no entendía las letras de los poemas de Federico García Lorca, ese hombre bueno y genial cuya tumba buscan muchos cantamañanas que no han leído su obra con el respeto y el detenimiento debidos, pero supo entenderse con el granadino en la musicalidad, en el nudo en la garganta, en el agitar de alas: dos hombres deseosos de volar.
Escribí poemas de amor
en el vaho de las ventanas 
de los coches.
Siento que no llegaras
a tiempo de leerlos.

Salías como nunca llegarás a ser.  
Había oído hablar de ellos. Vienen a las casas haciéndose pasar por empleados de no se qué empresa de electricidad alternativa y baratísima que te cagas, a la caza de personas inocentes e indefensas que les abran la puerta. Esta mañana han venido a mi casa. Le he dicho a mi madre que se hiciera pasar por una ancianita al borde la tumba, y ella ha interpretado el papel a la perfección… Yo he ido detrás de ella. Cuando los tipos han pedido de mala manera que mi madre les mostrara una factura del suministro de electricidad, he irrumpido en escena con esta “grasia” que me caracteriza. Los tipos, válidos para desfilar en una pasarela instalada en las fiestas de sus barrio, han preferido no pelear conmigo su estafa evidente y desfachatada.


Si no sabes vivir, no me interesas.
Tras leer a Kafka, puedes acudir al psiquiatra que se adapte a tu bolsillo, aguantar, sobrio o ebrio, el temporal, o ponerte a escribir. Yo voy tirando con las dos últimas opciones. Y sigo leyendo a Kafka.
CONTRA FEMINISTAS POCHAS

Yo: Se te va a caer el paquete de tabaco.

Camarera amiga: ¿Me estás mirando el culo?

Yo: Claro. Te quedan tan bien esos vaqueros.

Camarera amiga: JAJAJAJAJAJAJAJA
Quisimos ser desmesuradas grúas torre, faros de la prosperidad capitalista, pero nos explotó en la cara la vanidosa burbuja inmobiliaria.  
Me entero de que le han concedido el Premio Cervantes a Fernando del Paso, mexicano del mismo México: ¡Ándele! ¡Ándele!  Yo sigo leyendo Reconstrucción, de Antonio Orejudo. 
La vida, esa abusona…

jueves, 12 de noviembre de 2015

El león bosteza en el zoo. “¿Yo rey de todos estos aburridos llenos de moscas?”
Las apariencias nos engañan con tanta frecuencia porque no queremos comprender, sino juzgar y sentenciar. “Este comportamiento va al cajón tal de mi cerebro frío, ordenadísimo, aséptico y competitivo”. 
El problema es que aprendemos de personas que ya SABEN.
¡Cuántas cervezas he "pagado", y "pago", con mi ingenio!
Raramente reconocemos que no estamos a la altura de un poema o de una reflexión, de un personaje de novela o de película. Engolados, afirmamos que no nos gusta, como si se tratara del metalizado del último turismo bombardeado por televisión. 
Desde que mis padres me advirtieron que era peligroso jugar con fuego, sueño con ser camión de bomberos incendiado de luces de emergencia.  
Las camarillas literarias pronto se convierten en clanes mafiosos o en escuadrones de la muerte. A su mala sombra sólo brotan puñales y sonrisas traicioneras. Suerte que para escribir sólo haga falta un dedo y un puñado de arena besada por el mar.
Camina, aunque sólo hagas una parte del camino, en vez de tanto pensar en círculos viciosos de perfección.  

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Y yo que pensé, soñé, que contigo cambiaría mi repertorio, y míranos ahora soplando en una flauta sin agujeros. 
INFANCIA TRAICIONADA

Los azulejos del patio de tu casa se estremecen, y caen, cuando presienten la llegada de un nuevo verano.  


La irrefutable ambigüedad de la realidad…
Nos reiríamos de los tontos con poder, si no fuera porque se lo hemos otorgado nosotros estúpidamente. 
“No os fiéis de las portadas de los libros”. Anónimo.
“Yo no he sido”. Seudónimo.
“¡Me opongo, joder!”. Antónimo cabreao.
Hasta que no te pongas en pie no me hables de libertad.
Es falso que ser malo no cueste trabajo. Otra cosa es que los resultados merezcan la pena.
Cuando el chivo siente que va expiar nuestros pecados, se tira pedos rencorosos. 
Lo oigo orinar, y, después, veo que no se lava las manos. Tengo claro que durante este día, por lo menos, si veo a un conocido, amigo, o familiar le daré un beso, o dos, con las manos en los bolsillos.
Pareciendo honrado se llega más lejos que siéndolo. 
En los velatorios brotan ataques de risa contagiosos. 
Si aplaudes a una comadreja, se convierte en buitre.

martes, 10 de noviembre de 2015

Desde que salió en televisión no para de vender libros. Lo maquillaron tan bien…
Nuestra enemistad estaba basada en la cobardía. Durante años no tuvimos el valor de sentarnos a una mesa y conversarnos reposadamente unas cervezas. Ayer, por fin, lo hicimos, y acabamos borrachos y cantándole a una luna estupefacta. 
Un hecho fundamental en mi vida: nací. Y no me acuerdo de nada.
Ya no tenemos la capacidad de asombro de los Presocráticos. Estamos tan informados…
Procuro pensar a favor, no en contra, de algo. Bastante tengo con defenderme de mí cada dos por tres. 
En más de una ocasión la sabiduría consiste en no pasarse de listo. 
El sabio se abstiene de pontificar por si le entran moscas. 

lunes, 9 de noviembre de 2015

Afortunadamente no logré ser muchas cosas que me propuse ser.
Los ¡VIVA! y ¡MUERA! patrioteros los carga el diablo. Inteligencia, mucha inteligencia ante a los que se apropian de la palabra PUEBLO. 
Dime con quién has follado en sueños y te diré quién eres.  
¡No seas niño! Ya entiendo: debo ser un adulto con una vida irrespirable, pero dentro de la Ley. 
Para el optimista cualquier punto es punto de partida. 
Es más difícil imaginar el sufrimiento de tu vecino que el de la humanidad. 
Con lo que la razón destruye el poeta inventa alas.
No existe lente más minuciosa que la imaginación. 
EPITAFIO DE UN MISÁNTROPO


“POR FIN DESCANSO DE VOSOTROS. OLVIDADME.”
Si algunos días te cuesta ser tú, no te atormentes. A mí me también me cuesta ser yo. Algunos meses me cambiaría por cualquiera, incluido tú. 
Verás cómo se pone tu padre cuando se entere de que estás conmigo, con los cogotazos que le di en el colegio.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Desdecirse es una tarea de personas fuertes, que tienen el valor de rectificar para mejor decirse. 
Te recuerdo borrándote de la vida, metafísico relampagueante. Entre la metadona y la pared te apagaste, inventando biografías de ángeles caídos, rodeado de gatos soñolientos.
Es falso que todos los hombres seamos iguales. Ninguna mujer reconoce que se ha enamorado de un imbécil. Con el tiempo…
Rumiar es pensar dos, tres, cuatro veces… antes de digerir. Se permite escupir en la jeta del vendedor de veneno. 
Di tantos rodeos cobardes para huir de mí que acabé rodeado de enemigos íntimos e intransferibles.  
Contengo la respiración durante unos segundos para escucharme mejor. 

sábado, 7 de noviembre de 2015

viernes, 6 de noviembre de 2015

Discuten violentamente; se disparan injusticias. 
Tú eres hecho real normalizado; yo soy relato irreverente. Tú nunca pierdes la compostura; yo me meto en los charcos para estrenar mis zapatos nuevos; y si no ha llovido, ahí está el mar, mi confidente… Vivimos entre comas juguetonas, puntos suspensivos en los que nos mordemos las uñas, puntos y aparte en donde tomamos aliento para seguir adelante, siempre adelante… Nena, relájate. No me gustaría tener que ponerte entre paréntesis un segundo, o una eternidad. No me obligues a darte un punto final irrevocable en tus labios de caramelo.  
Las apariencias engañan. Parece mentira que en un espacio tan pequeño, el ascensor que me lleva a la planta de juguetería, quepamos yo y todos mis heterónimos.
La primera persona que me enseñó la intrínseca relación entre ética y estética fue mi madre. Muy seria, me miraba a los ojos y me sentenciaba: “¡Pegarle a tu hermano está muy feo!”.
Cuando termino de comer, me siento capaz de explicarlo todo, pero se me pasa durmiendo la siesta. 
“Muévete con conciencia” es el nuevo eslogan de la DGT. A mí me suena a título de manual de iniciación al coito. O de reciclaje…

jueves, 5 de noviembre de 2015

Cuando peino a mi madre ante el espejo me siento, como escribió Juan Ramón Jiménez, “Yo uno en mi centro”. 
Si no doy con la palabra que me dice, o que yo creo que me dice, no me encuentro.
Ser paciente es lo contrario de esperar sentado. 
Me importa lo que me importa, no lo que consideran importante personas muy importantes cuyas opiniones se supone que deberían importarme, pero en realidad me importan una mierda. ¿Estaré en busca y captura sin saberlo?
Qué gran importancia tiene la credibilidad que doy a mis recuerdos a la hora de revisar mi pasado. “¡NO! Yo no me comporté así. ¡NO! Yo siempre me he respetado a mí mismo”. “Tenía tantas ganas de leer ese libro, y tan poco dinero, que acabé hurtándolo. Ahora lo tengo en las manos: Antología poética. Fernando Pessoa. Alianza Tres”. “Es verdad que no estuve  a la altura de tu amor por mí. Quizá ahora, que he aprendido de mis errores y he madurado tanto…”.
Las personas que se empeñan en ser normales acaban normalizadas.
A menudo nos levantamos de mala hostia porque el despertador irrumpe como un golpista  en nuestro sueño, en el que estábamos ¡ay! tan bien acompañados…
Ideas sombrero. Puede ocurrir que no nos quepan en la cabeza, o que nos vengan grandes. Entonces, guiados por nuestra razón y por nuestra experiencia, y según cómo nos hayamos levantado ese día, las devolvemos cuidadosamente al estante, o las tiramos al suelo y las pisoteamos con furia. ¿Y si nos sientan de maravilla? Pues si tenemos el valor de salir a la calle con ellas puestas, las incorporamos a nuestro aspecto; y si no, nos damos una vuelta por la sección de zapatería…

miércoles, 4 de noviembre de 2015

“¡A la minoría siempre!”, proclamó antes de leer, un vez más, sus poemas a su sufrido periquito que,  esta vez ¡SÍÍÍÍÍÍ!, acertó a clavarse el pico en el pecho. 
Me quisieron domesticar, normalizar, pero no contaron con que Astérix estaba de mi parte. 
Encanallarse es encallar en la vileza.
Con los años vamos cambiando las palabras en las que paramos para tomar aliento. 
Se fueron de fin de semana romántico, pero, ¡quién lo iba a decir!, brotó cual mala hierba la discrepancia de significados, y todo acabó en desastroso fin de semana semántico. 
APOSTAMOS POR EL GANADO “BOBINO”. Gobierno de España.
Innecesárea es una niña muy querida.

martes, 3 de noviembre de 2015

El presente tiene más prisa que yo. 
Yo no pretendo escribir reflexiones geniales. Ni que yo estuviera genio. 
Leo pacientemente, de forma asistemática, e incorporo la lectura a mi caminar. Leo como la araña en su entramado sensitivo. Y releo, releo, releo… ¿Prisa?  
Yo de mayor quiero ser como tú siendo yo.
Qué miedo me da este hombre que sólo llora con los ojos la muerte de su madre.
No me extraña que no piense lo mismo acostado que caminando. La mitad de mí soy piernas. 
Me bajo de la acera para cederle el paso. Arrastra los pies aferrado a un bastón como el náufrago a una tabla. Ya no es el gigante bonachón al que yo le compraba chucherías.


lunes, 2 de noviembre de 2015

Era tan guapa como puta, y ambas cosas le sentaban muy bien. 
Aunque se pusieran de acuerdo todos los muertos que habitan mi memoria, no podrían destronar a mi abuela Matilde. Sí, estoy hablando de amor más allá de la muerte. 
Yo soy un feminista convencido. Nunca he creído en príncipes azules. ¿Y qué importa en lo que yo crea?
De la Edad de los Metales a la Edad de los zafios que sólo hablan de metales.