jueves, 28 de enero de 2016

Esas mujeres que cuando abrazan o besan tienen una erección modelo Cosmopolitan en una de sus pantorrillas. 

lunes, 25 de enero de 2016

El asesino novato no puede dormir; vuelve obsesivamente al momento en que dio la primera puñalada. 

domingo, 24 de enero de 2016

Es cierto que a lo largo de mi vida no siempre he sido bueno, pudiendo haberlo sido; pero es igual de cierto que me he llevado más de una puñalada por la espalda por no estar dispuesto a ser inhumano. Esto no lo escribo para compensar una cosa con la otra, ni para justificarme, sino para ponerme un poco en claro: yo, turbio y movedizo.
Es tan falso que si sus ropas y complementos gritaran sus verdaderas intenciones, no tendría más remedio que ir desnudo por la vida, o enmendar su proceder…
Comprar, comprar y comprar libros, hojearlos y colocarlos perfectamente alineados en eso que llamas tu biblioteca también es una forma de consumismo. Lo que ocurre es que, tratándose de libros, parece que todo es honorable y culto hasta tal punto, que lloras de emoción por la tarjeta de crédito.

sábado, 23 de enero de 2016

La coqueta es delicadísima y no soporta ni una mota de polvo. Cuando la marquesa la adquirió le regalaron un perrito monísimo con una lengua húmeda y caliente. Hoy en día regalan la coqueta vanidosa al comprar el perrito juguetón, incombustible y complaciente. 
Son tan imbéciles que cuando se equivocan como todo el mundo creen que cometen una equivocación menor, aunque se trate de un error mortal…
Espantapájaros de mármol vanidoso…

viernes, 22 de enero de 2016

Si nos cae bien, es un pobre alcohólico maltratado por la vida; si mal, es un  borracho de mierda tirando a sinvergüenza; si nos resulta indiferente, le pagamos un golpe cuando estamos de buen humor. 
Con el depósito lleno y tú a mi lado, bellísima, miro por el retrovisor y me veo exultante jugando a las canicas… Si esto no es la felicidad, me da lo mismo. Bésame mientras metemos sexta. 

miércoles, 20 de enero de 2016

Somos más parafernalia que sustancia. 
En todo hay clases. Pensemos en los azulejos… Unos nacen destinados a blindadas urbanizaciones de lujo; otros, condenados a invisibles barriadas de extrarradio.  Mientras que los primeros sueñan con su minuto de gloria televisiva en el programa “Fulanita y su chulito nos enseñan su casita.”, los segundos rezan para que no los maten las balas perdidas o las miradas derrotadas. 

martes, 19 de enero de 2016

En mitad del parque, un perro levanta su pata trasera derecha y mea poniendo cara de “aquí no está pasando nada”.  
La ecuanimidad se tambalea al más mínimo atisbo de orgasmo.

lunes, 18 de enero de 2016

El resentimiento es el sentimiento en carne viva, y al resentido le fascina la sal…
Me gustan los días de viento frío, y el sol abriéndose paso hasta mí… Ya me gustaban cuando era niño y me sentaba en aquel balcón que ahora sólo veo desde abajo cuando doy un paseo  por mi antiguo barrio. Lo que no sé es por qué me gustaba sentir esta batalla melancólica entre el sol y el viento frío siendo tan pequeño. Mi madre: ¡Entra de una vez! Tampoco sé dónde empieza la metáfora, si la hay, y dónde acaba en esta confesión.
El cuchillo es elocuente en su silencio. Si te equivocas y lo coges por la hoja, te lo explica tajantemente.

viernes, 15 de enero de 2016

Presumiendo de tener “vista larga”, cruzaba las calles sin mirar a derecha e izquierda. Esta mañana le he llevado un ramo de flores al cementerio. No era mala persona.  
Como no les pasaba nada nuevo, tuvieron un hijo. Este fin de semana le toca con su padre. 
Ahora creo que se llama “El rincón de pensar”. Nos hemos vueltos tan modernos… En mi época no tenía denominación “pedagógica”. Te ponían de cara a la pared, y disfrutaban si te dabas cabezazos como penitencia. 

jueves, 14 de enero de 2016

Podría decir que cada cierto tiempo me desbrozo de quimeras y de sombras; me libero de cadenas y certezas. Pero la verdad es que cada cierto tiempo nuevas quimeras y sombras desplazan a las antiguas, y nuevas cadenas y certezas me lastran. Es decir, que estas metamorfosis no las produzco yo conscientemente, sino que se producen, me producen, insospechadamente.      
Insisto en la imposibilidad de tratar con alguien que pretende que nos digamos en su idioma.
Cuando soy consciente de mi volubilidad me comporto de forma más razonable.  

miércoles, 13 de enero de 2016

A menudo me interpongo en el camino de la prudencia. No es extraño que me equivoque tan a menudo. 
Nuestras afirmaciones y negaciones nos marcan un camino, nos definen, de tal forma que ya no podemos ser libres, como mucho consecuentes. 

lunes, 11 de enero de 2016

No siempre que me emperifollo tengo un orgasmo. Ni mucho menos. 
Su discurso es como una granada de mano. Si tiras de alguno de sus muchos adjetivos biliosos, te explota en la cara. 
Siempre tiene una opinión en la boca, sea cual sea la cuestión que se le plantee, como un pistolero acojonado, de gatillo fácil e impreciso.    
Ya me ha cortado el pelo dos veces; me lo deja ni corto ni perezoso. Me encanta.  
A lo largo de mi vida me han contado historias que yo he imaginado tan vivamente que han pasado a formar parte de “mis” recuerdos. Y vuelven a mi memoria en más ocasiones que muchas de mis experiencias. Esta mañana he recordado varias veces una de esas historias que yo fui imaginando, a fuego lento, mientras me la contaban: Están machacando a un tipo en la puerta de su casa, y su madre: “Hijos, no le peguéis más”. 

domingo, 10 de enero de 2016

Racionalizar consiste en retorcer el pescuezo a los hechos hasta ponerlos a los pies de nuestros prejuicios y obsesiones. Razonar es pensar a la intemperie.

sábado, 9 de enero de 2016

Esta mañana, durante un partido de fútbol, categoría pre-benjamines (6-7 años), dos madres  se han liado a puñetazos y a tirones del pelo. A raíz de este esperpento, hemos decidido colocar un cartel bien en grande en la entrada: “Se prohíbe a los padres y a las madres de los jugadores introducir sus frustraciones vitales en el las instalaciones deportivas. Gracias por su colaboración”.  

viernes, 8 de enero de 2016

Creo que lo único bueno que se puede decir del odio es que te da fuerzas para no acabar mendigando, invisible, en una esquina meada por perros de diseño.

jueves, 7 de enero de 2016

Hay que ser muy inteligente y cuidadoso a la hora de dejarse llevar por la vida. Al menor descuido, la desidia nos embauca y empezamos a encadenar desastres. 
¿Acaso no es una ironía de la vida tener esta cara y ser un enamorado de la belleza en todos sus aspectos? 
El dinero suficiente para ser rico en tiempo. Ni un euro más, ni un segundo menos. 
Hace poco abrieron un bar cerca de mi casa, y ya tiene su borracho de guardia y su ludópata sin sueño. 
Siempre que me centro demasiado en mí acabo metiéndome en algún charco y sus consiguientes carcajadas enlatadas.  
DESGOBIERNO DE ESPAÑA

Bienaventurados los encadenados a contratos temporales porque de ellos es el reino del preso empleo. 

martes, 5 de enero de 2016

Hace años salí airoso de un enfrentamiento con un tipo porque gracias a un relámpago intuitivo me percaté de que blandía la navaja como si supiera manejarla. 
Al que entiende la política como siembra de cizaña hay que segarlo por la cintura. 
¿Amar a toda costa? Tengo que pensarlo. ¿Pretender que nos amen hasta arrodillarnos? Jamás. Envejece muchísimo.
Por separado, dos son uno más uno; juntos son multitud. 
Yo también soy conservador en algunos aspectos. Por ejemplo: conservo el don de soñar, sobre todo con imposibles. 
El libro: pértiga y precipicio. 
Mis asumidas cojeras emocionales me dan cierta coherencia, que no elegancia,  al tropezar. 

lunes, 4 de enero de 2016

Como un portero mediocre, despeja con los puños todo lo que cuestiona sus creencias.
El extra de las superproducciones cinematográficas sólo cree en su papel al principio del rodaje; luego se deja llevar… Por ello no es extraño que justo cuando la desidia lo acapara por entero, ¡ay!, la cámara lo saque en primer plano. Recuerdo a un infante medieval bostezando en mitad de la batalla.


Relájate y disfruta, caperucita, que voy a adentrarme en tu laberinto.
El maestro que sólo quiere continuar aprendiendo, y le crecen los alumnos cual malas hierbas sedientas de que lluevan datos prescindibles. 
Me digo: “No tienes derecho a seguir mal leyendo, maltratando, este libro que te acompaña fielmente desde hace tantos años”. Y entonces lo cierro, lo dejo en la mesilla, apago la luz y me duermo pensando en ti. 
La razón suele estar de parte de un tercero, sereno y no en discordia, que presencia el furioso enfrentamiento de dos antagonistas irreductibles y probablemente irremediables. 
Una vez leído, el aforismo parece facilísimo de escribir. 

domingo, 3 de enero de 2016

Una creencia es a una idea lo que un retortijón a un embarazo. 
A veces pienso que este tipo megalómano y atroz debería padecer una enfermedad grave que le arrancara tanta mierda de la cabeza y le hiciera comprender de una puta vez de qué va la vida. Pero luego me digo que no, que no le serviría de nada: su necedad no tiene cura.
Antes me quita el sueño no saber a quién darle las gracias que tener razón. 
¿Dios? Sí, claro, se trata de mi remedio contra el insomnio. Infalible.  
La caricia es un puente; la bofetada, un muro. 
Fue a poner una reclamación y acabó traspapelado en un lejano ministerio megalómano e inútil. 

sábado, 2 de enero de 2016

URGENCIAS


Mientras espero a que me atienda el médico compruebo que no hay nadie realmente grave en la sala. ¿Que cómo lo sé? Pues porque a mi alrededor sólo hay humanoides chepudos mirando pantallas obsesiva y civilizadamente. Cada dos por tres alguno de ellos grita: “¡Mira qué video de ovejas! ¡Yo es que me parto!”. 
Desaprender todos los venenos que me dejé inocular por amor y bondad ciegos. 
A posteriori todo es muy fácil de explicar, tan fácil como quitarse el muerto de encima. 

viernes, 1 de enero de 2016

En 2015 asesinaron a 57 mujeres en este país a la deriva.  ¿Y si hubieran sido 57 policías, 57 jueces o 57 políticos? Eran mujeres solas (se puede estar sola y rodeada de anuncios y eslóganes inútiles), mujeres paralizadas por el miedo, mujeres solas, aterradas y sentenciadas a muerte. Solas. 
Hace mucho, prácticamente desde el principio, los intermediarios de Dios, convencidos de que Este no los necesitaba, acabaron suplantándolo. 
El día que yo crea que la riqueza me hace tan fuerte como para deshacerme de ella cuando quiera, yo dedicaré mi vida, la que me quede, a hacerme rico. 
Su padre era Dios para ella. Cuando iban juntos a la iglesia, ella rezaba mejor sabiéndose observada por Él. 
La aterradora simplicidad de las religiones y de sus hijas presuntamente racionales, las ideologías, que todo lo reducen a Hundidos y Salvados. 
El ruido y el humo, consustanciales a la política de bajo vuelo. También los ríos revueltos, ganancia de pescadores tramposos.

Prudencia a la hora de mostrar mi modesta erudición, ese traje hecho a la medida de otros: no quiero quedar en ridículo estrepitosamente, y menos ante la gente que quiero y me quiere. Sé que a Platón hay que susurrarlo, no citarlo cual fuego de artificio a discreción.


Quizá acabemos en otro Big Bang, quizá nuestro planeta explote por falta de sitio para acumular tanta tontuna innecesaria. 
Mis fantasmas están conmigo, y son testigos de que me invitan a una copa, la quinta, no por amistad ni por lástima, sino para que siga exprimiendo mi cartera y vuelva otra noche no muy lejana.