jueves, 2 de marzo de 2017

Rezar es un deporte de alto riesgo porque nunca sabes si está de guardia el dios al que le caes mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada