miércoles, 1 de marzo de 2017

Tropezar, caer, volar… Nunca fui un caballo ganador, pero sigo vivo y una carcajada inesperada me sienta mejor que una ducha socialmente aceptable… Nací con varias vueltas del cordón umbilical al cuello (no sufras, madre, te adoro) y el médico le escupió a mi padre que moriría… A día de hoy puedo saltar a la comba sobre la tumba de este hombre sabio de cojones, pero mi vida no es tan aburrida como para dedicarme a buscar la tumba de un matasanos funcionarial… Voy a tomar una cerveza. No te preocupes, no, tampoco voy a mear sobre tu tumba, amigo de los niños... Sigo vivo y navegando…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada